in

Este perro le salvó la vida a su dueño paralizado evitando que se congelara en la nieve

En Genial.guru muchas veces escribimos sobre los animales pero no dejamos de sorprendernos. A veces las mascotas actúan tal como rescatistas profesionales, y eso que no tienen la preparación especial.

Precisamente eso fue lo que hizo la Golden retriever Kelsey de 5 años, que durante 20 horas calentó a su dueño con su cuerpo mientras llegaba la ayuda.

Esto sucedió en Nochevieja, cuando el dueño de Kelsey, Bob de 64 años, salió de casa por literalmente unos minutos para recoger leña para la chimenea. A pesar de la temperatura de 4 grados bajo cero, el hombre solo traía ropa de casa, con manga corta y pantuflas. Tal vez precisamente por las pantuflas, se resbaló y se cayó de tal forma que se lastimó las vértebras cervicales y ya no se podía mover.

Todo lo que Bob podía hacer era pedir auxilio, pero nadie lo oiría porque sus vecinos más cercanos viven a un cuarto de milla de su casa, además, era de noche. Sin embargo, a su llamado acudió Kelsey, quien de inmediato se le acercó a su dueño y ya no lo dejaba ni por un instante calentándolo con su cuerpo, lamíendole las manos y el rostro para que no perdiera la conciencia.

Kelsey no dejaba de ladrar y aullar intentado llamar la atención de los vecinos, y Bob para la mañana ya se quedó ronco. Así continuaron hasta la tarde cuando su vecino Rick al fin escuchó los ladridos del perro; él se comunicó con la hija de Bob y llamó la ambulancia.

Bob fue llevado al hospital McLaren Northern Michigan Hospital, donde a pesar de la hipotermia fuerte no se le encontraron partes del cuerpo congeladas: todo gracias a Kelsey, quien se esforzó mucho para mantener a su dueño calientito.

Ahí sucedió otro milagro: Bob fue operado y empezó a sentir movilidad en su cuerpo. El neurocirujano Chaim Colen cree que se pudo evitar graves consecuencias gracias a Kelsey. El doctor incluso abrazó a la perrita cuando la llevaron junto con su dueño al hospital.

Todo terminó bien aunque Bob todavía tiene que pasar por unas sesiones de fisioterapia para recuperar la movilidad completa y las fuerzas de antes.

“Le agradezco al destino por haberme enviado unos héroes“, dice, ”Kelsey me calentaba, no me dejaba desvanecer y no dejaba de ladrar para pedir ayuda. El doctor Colen me devolvió la habilidad de moverme. Ellos son verdaderos héroes y les estaré eternamente agradecido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Déjanos un comentario

comments

Este tiburón se le acerca al buzo cada vez que lo ve solo para que lo abrace

El cuidado de sus seres queridos el envejecimiento en la comodidad de su propia casa puede ser una tarea desalentadora (VIDEO)